Conoce las 4 zonas arqueológicas en Querétaro

4 zonas arqueológicas en Querétaro, que fueron anfitrionas de grandes acontecimientos de nuestro estado, antes de la llegada de los españoles.

Ven a conectarte con nuestras raíces a estos 4 lugares en los cuales se ha preservado evidencia de actividades que han sucedido en el pasado, ya sean prehistóricas, históricas o casi contemporáneas.

Toluquilla

 “Cerro Jorobado” o “Jorobadillo”, ubicado en Cadereyta de Montes a unos 110 kilómetros al noroeste de San Juan del Rio.

El sitio se halla enclavado sobre una meseta alargada que fue modelada con rellenos de piedra y lodo. Consta de tres ejes de circulación y cuatro juegos de pelota. Aquí vivían los sacerdotes y personas relacionadas con el culto; el resto de la población lo hacía en los caseríos de los alrededores.

El Cerrito

En Corregidora, por la carretera 45 en dirección a Celaya, tomando el puente vehícular Tejeda a 7 km. de la ciudad de Querétaro.

Su ocupación fue continua desde el Preclásico Superior hasta el siglo XVII. Las evidencias arqueológicas sugieren que el sitio captó influencias de distintas culturas a lo largo del tiempo: Chupícuaro, Teotihuacán, Toltecas, Chichimecas, Purépechas y Otomíes.

Tancama

Tancama significa Cerro de fuego, en lengua huasteca. Se encuentra enclavada en el corazón de la Sierra Gorda de Querétaro. Donde, en el solsticio de invierno, el Sol se alinea con la cima del Cerro Alto. Actualmente, en el lugar se pueden apreciar unas 42 estructuras de diferentes tamaños y formas, incluso cuenta con un juego de pelota.

Ranas

Esta zona arqueológica es de suma importancia y se encuentra enclavada al suroeste de la sierra gorda sitio donde hubo un desarrollo cultural durante la época prehispánica. Es un sitio asociado a la explotación de la riqueza minera, se evidencia por la distribución y cantidad de obras mineras en la región. Solo en el sitio arqueológico se concentran unas 14 bocaminas prehispánicas

¿Quiéres saber más de estos lugares? Visita la página de la SIC MÉXICO