El árbol de la Amistad y la Hospitalidad Queretana (que parece estar en riesgo)

Texto: Memo Calzada

Muchos queretanos no conocen la inscripción en el árbol de la Amistad (en el Jardín de la Corregidora) sobre la “Hospitalidad Queretana”, así que les contamos más.

A pesar de que la inscripción se puso en 1977, el árbol de 30 metros de altura data de 1923. Fue plantado en lo que en su momento fue la huerta del convento de San Antonio apenas 13 años después de la inauguración del Jardín de la Corregidora, en 1910.

En 1977, el árbol ya lucía viejo y descuidado. Por lo mismo, el Gobierno del Estado a través de la oficina del Patronato de las Fiestas, decidió recobrarlo con una inscripción que diera fe de la amistad de los queretanos con todos los otros pueblos y ciudades de México. A partir de ese año, también, el árbol se ilumina para adornar la Navidad.

Históricamente, Querétaro ha sido una ciudad de paso. “Cruce de todos los caminos”. Desde la colonia, aquí llegaban tordos los caminos que venían de las minas del norte y se dirigían a la Ciudad de México. El habitante de Querétaro, que antes de los 80’s era muy, muy poco, siempre fue excelente anfitrión. Por ello los hoteles del centro y de “la otra banda” estaban siempre llenos.

Lamentablemente, con el paso de los años y a medida que ha incrementado la migración interna hacia nuestra ciudad, este sentido de hospitalidad no sólo se ha venido perdiendo, sino revirtiendo. Muchos queretanos que se dicen ‘de siempre’ aunque sus propios abuelos o padres migraron aquí, no paran de echarle la culpa a “los foráneos” por los problemas de la ciudad. En 2016, cuando estaba en voga el muro de Trump, incluso a nivel nacional se acuñó el término “queretrumps” para referirse a quienes no dudarían en construir un muro entre Querétaro y el resto del país.

La tendencia de esta forma de pensar se ha mantenido, lamentablemente, los últimos 4 años, hasta el punto en que muchos “ciudadanos”, en plena pandemia, pedían que no se atendiera aquí a enfermos de otros estados bajo el argumento de que los queretanos iban primero. Una forma de pensar que nada tiene que envidiarle al “America First” que es la bandera de Donald Trump. Esos mismos fueron quienes aplaudieron cuando el secretario de Salud estatal dijo, en un vídeo, que habían reportado menos camas a la Secretaría de Salud federal para no propiciar que nos mandaran aquí enfermos de otros estados.

Entonces sí, el sentido del árbol parece estar en peligro, y por eso no está de más recordarlo, al igual que es necesario recordar el hecho de que según nuestra constitución estatal, es queretano quien se encuentra dentro de nuestras fronteras. Y punto.

¿Quieres que tu negocio aparezca en nuestras recomendaciones? Mándanos un WhatsApp dando click aquí https://wa.me/message/LI3CVPDUDKNVO1