¡Sal a pasear en los principales jardines del centro de la ciudad!

SI lo que buscas son espacios abiertos en donde puedas disfrutar de un buen rato con tus amigos o familia, entonces ¿qué mejor que salir a pasear a los principales jardines de la ciudad? Por eso, hoy te contamos un poco de cada uno de estos hermosos jardines llenos de historia:

Jardín Zenea

Este hermoso jardín de estilo nouveau ha sido por cientos de años un lugar muy concurrido y amado por los queretanos, quienes disfrutan pasear bajo sus altos y frondosos árboles, así como observar las coloridas construcciones coloniales que lo rodean. 

Anteriormente, formaba parte del conjunto arquitectónico del Convento de San Francisco, Templo que en la actualidad es sede del Museo Regional. El Jardín Zenea tuvo su origen en 1874 y fue el resultado de la unificación de los espacios del atrio y la Plaza de San Francisco. En el siglo XVIII se le conoció como Plaza del Recreo o Plaza de Abajo. A partir de 1870, el gobernador del estado, Benito Santos Zenea, le dio la forma, trazo y tamaño que ahora luce, por lo que años más tarde el nombre del jardín se cambió en su honor.

La fuente del centro originalmente estaba dedicada al dios Neptuno, ahora, la estatua de la Diosa Hebes que se alza en su lugar, fue fundida por Don Cayetano Rubio en su propia fábrica, El Hércules. En las fiestas decembrinas, este jardín se distingue por vestirse con adornos navideños muy coloridos y un tradicional nacimiento gigante con figuras y montajes de pasajes bíblicos.

Jardín de la Corregidora

Este jardín se encuentra justo enfrente del Jardín Zenea, sobre la calle de Corregidora esquina con el andador 16 de Septiembre y es punto de partida para varios de los tranvías que ofrecen recorridos turísticos. Está construido en lo que fue la huerta del convento de San Antonio en el año de 1797, y se construyó una fuente de cantera rosa con una estatua del dios Neptuno. En 1848, el gobernador del estado compró la huerta y la convirtió en mercado, posteriormente esa fuente fue trasladada al Jardín de Santa Clara y en 1909 se comenzó a construir lo que hoy es un bello jardín con un monumento dedicado a la Corregidora Doña Josefa Ortiz de Domínguez. 

Actualmente, además de poder admirar esta escultura, se puede desayunar, comer o cenar en alguno de los pequeños restaurantes que la rodean. También, es lugar de actos cívicos y manifestaciones sociales, principalmente feministas. 

Jardín Guerrero

Este Jardín está dedicado al insurgente Vicente Guerrero, personaje cuya estatua de bronce está situada en el centro del jardín y es obra del escultor Abraham González.

En sus inicios formó parte del Convento de Santa Clara, inmueble que permanece todavía a un costado del Jardín. En el año de 1912, por su extraordinaria ubicación y a iniciativa del obispo se pensó en construir la nueva Catedral de Querétaro, pero el proyectó se abortó al un al descubrir en el lugar varios yacimientos acuíferos que impedían su estabilidad. Fue entonces en 1922, cuando varios espacios públicos fueron rehabilitados en la capital, que se inauguró el Jardín Guerrero, media docena de lámparas, dos grandes fuentes circulares, varias islas jardinadas, 24 bancas de madera y una asta bandera.

Al día de hoy, este Jardín es un punto de encuentro para artistas queretanos, una pista de patinaje para los más pequeños y recientemente, un sitio de reunión para decenas de cibernautas urbanos, que llegan a aprovechar la red inalámbrica de internet.

Jardín Francisco I. Madero

Mejor conocido como Jardín de Santa Clara, este jardín se ubica precisamente a un costado de dicha iglesia y anteriormente fue parte del atrio-cementerio del monasterio de monjas clarisas, el cual fue uno de los más grandes e importantes de la Nueva España. Se distingue por su hermosa cúpula de mosaicos, sus retablos hermosos en el interior.

Hoy, este jardín queda en medio del Jardín Guerrero y del Andador Madero, y es un excelente sitio para disfrutar de la sombra de los árboles, ir a bolearse los zapatos u observar la afamada Fuente de Neptuno del celayense Francisco Eduardo Tresguerras.

Jardín Niños Héroes de Chapultepec

Jardín Niños Héroes de Chapultepec o comúnmente conocido como “Jardín de los Platitos”, se ubica en la llamada “otra banda” del Río de Querétaro, muy cercano a la Vieja Estación.

En siglos pasados, fue desde centro de vendedores de dulces, flores, frutas y bisutería, hasta sede de aniversarios del calendario cívico, pero de los acontecimientos más icónicos del lugar fueron las sangrientas batallas que se libraron ahí. Durante el Sitio de 1867, toda la antes llamada “Plaza del Puente” fue la sede de fuertes combates liberados entre republicanos e imperialistas. Desde las casonas aledañas, los sitiados causaron decenas de bajas a los republicanos y dejaron daños significativos en los alrededores. Los combates más violentos tuvieron lugar en los meses de marzo, abril y mayo de ese año.

Hoy en día, mucha gente visita este pintoresco espacio en el centro de la ciudad para pasear con su familia y disfrutar de un momento de paz. La plazuela, está recubierta con piezas de cerámica, las cuales le dan un toque único y original, así como el nombre coloquial de “Jardín de los Platillos”.