#28S: Querétaro se tiñe de verde

Marchas y protestas a favor de la despenalización del aborto tuvieron lugar junto al monumento más icónico de la ciudad.

En el marco del Día de la Acción Global por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, las jóvenes queretanas tomaron una de las calles principales de Querétaro, levantando la voz y reclamando por sus derechos.

La cita fue a las 4:30 de la tarde en la plaza Los Arcos. Cientos de mujeres esperaban pacientes, levantando pañuelos verdes y pancartas en el aire, al ritmo de los tambores y las canciones.

“Aborto sí, aborto no, eso lo decido yo” era el himno que retumbaba en la plaza. Para las 5:30 de la tarde, las mujeres del comité de seguridad y logística de los Colectivos Feministas Queretanos, que se distinguían con brazaletes rojos, coordinaron el bloqueo de las calles y encabezaron la marcha por la Calzada de los Arcos. Pedían en todo momento, tratar de mantener la sana distancia, usar el tapabocas y tener a la mano gel antibacterial.

Nos comentaron que inicialmente esperaban al rededor de 300 protestantes, pero una vez que empezaron a avanzar en dirección hacia la calle Ignacio Zaragoza, el contingente ya superaba ese número.

La Calzada de los Arcos se tiñó de verde desde el cruce con Bernardo Quintana hasta la altura del Starbucks, en la esquina con la calle Rodriguez Familiar. Ahí, las jóvenes se subieron al camellón, y bajo la sobra de los Arcos, se unieron todas en una cadena, entrelazadas por sus pañuelos, y unidas en un grito común, pidiendo un futuro en donde ellas puedan decidir sobre sus propios cuerpos. “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, y aborto legar y gratuito para no morir” se leía en sus carteles que cargaban con fuerza y convicción.

Entre los gritos, también se oían las voces de quienes protestaban por los feminicidios en el país. “Estamos hartas de que nos maten y de que nadie se haga responsable” nos dijeron las manifestantes. Los nombres de Jessica, Noemí, Alondra y Nayelí se exclamaban, exigiendo justicia.

Para dar un poco de contexto, el motivo de protesta se sustenta no solo por emociones colectivas, sino también por los números. Y aunque el gobierno no ha podido dar una cifra exacta, se estima que en México se practican entre 750 mil y un millón de abortos clandestinos anuales. Las consecuencias de la penalización del aborto, conllevan a la mujer a realizar prácticas peligrosas, antihigiénicas y con resultados en su mayoría, no favorables. La Organización Mundial de la Salud, afirma que los abortos que se realizan de manera clandestina, aumentan el riesgo de morir entre 500 veces más que un aborto que se realiza en las condiciones adecuadas. Sin olvidar que las complicaciones de abortos son la principal causa de muerte materna entre las mujeres de 15 a 30 años.

Una de las mismas protestantes se manifestó así: “Hablar de la despenalización del aborto, es hablar de un problema que la sociedad entera se ha negado a reconocer, es tomar un problema real en las manos y darle solución sobre la mesa. Es dejar la moral y las creencias aun lado y tomar la salud pública primero. Hablar del aborto legal, no es hablar de la recomendación de éste, es poner la voluntad de una madre primero, es reducir la tasa de mortalidad de las mujeres que viven en la y la pobreza y en la clandestinidad”.

Es así como las mujeres queretanas no dejaron pasar este 28 de septiembre en vano, y demostraron una vez más que están hartas de que el sistema no respete sus derechos, su libertad y sus vidas mismas. 

Fotografías y reportaje: Daniela Torres