Conversaciones sobre el aborto legal, seguro y gratuito en Querétaro

A través de la mirada de activistas por la causa en Querétaro

Fecha de registro: 2020-10-01 22:29:37

Portda: 1601605159.jpg

El pasado 28 de septiembre, en el marco del Día de Acción Global por el aborto legal y seguro hubo diferentes movilizaciones alrededor del país. Desde foros de diálogo en línea, campañas de ciber activistas hasta marchas. Querétaro no fue la excepción, las mujeres se convocaron en los arcos para marchar a favor de la despenalización del aborto en el estado y para exigir justicia por las víctimas de violencia de género en el país.

En Reporte Querétaro nos acercamos a dos mujeres que activamente trabajan este tema.

La primera es una activista joven, con 18 años, Enya Carolina Luna, quien maneja las redes sociales de una agrupación feminista a favor del aborto en el estado, “Querétaro Aborta Segura”. Día con día mujeres de Querétaro y alrededores del país se acercan para ser escuchadas sobre su situación. Dentro de la página percibe que cada vez son más mujeres que buscan apoyo para realizarse un aborto, pero que sin las herramientas necesarias en Querétaro es difícil brindárselos. Muchas de estas mujeres se encuentran en ambientes de violencia machista y esto es una de las razones por las que buscan abortar, sin embargo, las barreras se los impiden y terminan no haciéndolo. La desesperación de cada una de ellas es algo que ella remarca, pues no todas pueden ir a realizarlo a Ciudad de México y terminan arriesgándose en sus casas. Su página no pretender fungir como clínica abortiva, más bien ser una red de apoyo que busque cobijar, asesoras y acompañar a las mujeres que pasan por esta situación.

Nos cuenta en los últimos años ha notado que cada vez más personas se unen al movimiento. A través de los mensajes que llegaban a la página empezaron a darse cuenta de que las mujeres que no apoyaban, ahora ya lo hacen. “Cada 8 de marzo veo más poder y este 28 de septiembre se vio más fuerza, se ha logrado ser más y hacer más ruido”.  Espera que al paso del tiempo se sigan uniendo las personas al movimiento y la demanda sea más escuchada y dentro de poco se logré algo.

A pesar de los buenos avances, aún queda mucho por hacer. Nos platica que a su percepción en México seguimos muy atrasados en temas de educación, siguen permeando ideas conservadoras en el estado. También, que las redes sociales han sido grandes plataformas para acceder a la información, en su mayoría su impacto es bueno, pero también en ocasiones llegan a confundir o desinformar. “Visibilizar los casos de violencia ha hecho que en el país se abran los ojos, pero lo triste es que no tienen que pasar esas cosas para que lo hagamos”. También señala que no conocer el trasfondo de lo que está pasando es lo peligroso y eso hace que las personas crean que las que están mal son las feministas y no el país.

Nos compartió que con base a su experiencia pudo notar que muchas personas creen que para incidir dentro de la agenda pública sobre el tema, solo necesitas ir a palacio de gobierno para que te escuchen, pero en la realidad no es así. “Hemos hecho de todo y de todas maneras no nos han hecho caso, las manifestaciones sí han logrado muchas cosas y esa es la manera”. Hace un llamado a que sigamos manifestándonos, uniéndonos y educándonos en nuestro entorno.

Más allá de una buena legislación a favor del aborto seguro, libre y gratuito, también falta mucha educación. Desde conocer el proceso de gestación de los humanos para romper los tabúes sobre los procedimientos, hasta corregir esos pensamientos conservadores sobre la educación sexual en las escuelas. La tarea del gobierno es importante en los trabajos reproductivos y de cuidado, desde las escuelas y en las clínicas debería garantizarse, sin embargo, no se hace. “No está muy separado la iglesia del estado y aunque la voz del pueblo cuente, no es suficiente pues falta educación que no es proporcionada por ellos mismos”. Considera que es necesario impedir que iniciativas como el pin parental impongan condiciones sobre la educación en nuestro estado, así como también buscar cambiar la mentalidad tanto de los legisladores con pañuelo celeste, como la del pueblo a quien representan, para llegar a una sociedad que se preocupe y ocupe por los derechos de las mujeres.

La segunda mujer con la que platicamos fue Liliana Gutiérrez de Salud y Género Querétaro A.C. y Colectiva Juntas. Desde 2008 ha trabajado el tema de derechos sexuales y reproductivos para las y los jóvenes como tallerista de sexualidad y productora de contenido para las redes sociales. Su trabajo le ha permitido el trato directo con la población, comunidades rurales, escuelas públicas, así como también niños y niñas, brindándoles información laica y oportuna, para que puedan gozar de su sexualidad con el menor riesgo posible. De manera paralela, también trabaja incidiendo políticamente a favor de la despenalización del aborto.

Para darnos cuenta del beneficio que le genera a las mujeres que el aborto sea legal, menciona que podemos revisar los registros que hay tanto a nivel estatal como nacional sobre la reducción en cifras de la muerte materna en las entidades. En la Ciudad de México, por ejemplo, llegó a ser de 0% una vez que se lograron instalar las 6 causales de aborto. “Donde el aborto no es considerado un delito, la muerte materna por esta causa no existe, ya que está relacionada a la clandestinidad, es un tema donde va de por medio la vida de las mujeres”. Querétaro es de los estados más restrictivos, ya que aquí solamente se han legalizado 2 causales. “Falta mucho por hacer”, añadió.

Sin embargo, nos reitera que queda pendiente que en la sociedad civil se genere una acción global para llamar la atención y visibilizar la causa. Comparte a su vez, que estamos viviendo un momento donde hay una alianza histórica entre diferentes colectivas que están trabajando una serie de acciones de incidencia política en el ámbito legislativo, medios de comunicación, trabajo de comunidad. Todas encaminadas a lograr en Querétaro un aborto libre.

Si bien la legislación lleva su ritmo y sus procesos, remarca que el punto de las leyes es su aplicación y más allá de las modificaciones se necesitan muchas correcciones en diferentes sectores, tales como el de educación y el de salud. “Evidentemente todas las omisiones gubernamentales, recaen en el cuerpo de las mujeres, impactan en su vida y en su salud”.

No se incentiva a los profesores a hablar sobre salud sexual y reproductiva, no hay formación para las y los docentes de ningún nivel educativo, comenta que tal omisión es intencional, y hay una intención por parte de las instituciones educativas de NO tocar esos temas. Por otro lado, platica sobre el tremendo conservadurismo por parte de los padres de familia, citando movimientos donde estos se oponían a que las secundarias no se tocaran estos temas. Contenidos que desde 2011 tienen que ser incluidos en el programa, porque además el gobierno mexicano ha firmado una serie de compromisos dentro de este rubro, por lo que el tema no debería entrar a discusión. “No se habla de salud” concluye. 

En los lugares donde se supone que se debe brindar atención, todavía hay funcionarios del sector salud que no conocen la normatividad y les piden requisitos inexistentes a los adolescentes que se acercan, cuando desde los 12 años pueden acudir a la consejería y a los centros del estado para recibir estos temas. “La falla está en que el servidor y la servidora desconocen que tienen derechos de pedir esta información”.

En cuanto a la situación que enfrentan las mujeres de Querétaro, nos menciona el silencio, “no tienen confianza de comentarlo si quiera con algún familiar cercano”. En ocasiones se acercan a sus amigas para pedir ayuda, pero de ninguna manera llegan a plantear esta situación en un espacio médico. Las mujeres que no cuentan con un sueldo básico, en su mayoría tampoco cuentan con los recursos para desplazarse a Ciudad de México para realizar este procedimiento, cabe mencionar que Querétaro es la 6ta entidad con afluencia a ir a Ciudad de México a practicarse un aborto.

El miedo las hace buscar en internet remedios prácticos y sencillos, pues no tienen conocimientos de las diferentes formas de interrumpir un embarazo. Habla sobre como ellas hacen lo que pueden en esa desesperación por resolver la situación a la que se encuentran, toman decisiones basadas en el profundo desconocimiento corriendo muchos riesgos, entre los cuales destaca la charlatanería, desinformación, vivir procesos inseguros hasta el más grave que es perder la vida.

Al realizarse Intervenciones precarias en condiciones insalubres en algunos de los casos termina en una hemorragia y en el hospital no se acaba la pesadilla. El personal médico las criminaliza. Se notifica al ministerio público y se enfrentan a un proceso penal en su contra, nos comenta.

“También no debemos olvida de las niñas entre 10 a 14 años que paren en el Hospital del Niño y la Mujer. Donde no podemos hablar de un parto en esas edades sea una elección”.

Cierra remarcando que el embarazo forzado es una forma de crueldad es un crimen de lesa humanidad.

No cerremos la conversación, la lucha siga el día después del 28 de septiembre.

Galería: **

Video: NULL