El Centro Histórico, Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Gracias a sus templos, casonas y edificios señoriales, el Centro Histórico de la capital queretana fue nombrado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO en 1996.

La justificación del organismo fue que «el sitio es de valor universal excepcional y un ejemplo excepcional de una ciudad colonial cuyo diseño simboliza su población multiétnica».

Además, agregó que «también está dotado de una gran cantidad de edificios barrocos, sobre todo de los siglos XVII y XVIII».

Alguna vez se conoció a la ciudad como ‘ciudad barroca’ por construcciones como el templo de Santa Clara, el de Santa Rosa de Viterbo y el convento de San Agustín, obras que sintetizan la estética de este estilo.

Además, Querétaro cuenta con una gran variedad de museos, algunos de ellos localizados en hermosos edificios de la época virreinal, que ofrecen un interesante panorama de la historia y de las manifestaciones culturales que ha expresado el país.

Y es que el Centro Histórico no sólo es una colección de edificios clásicos bien conservados, es también un lugar clave en la historia de México.