El collar utilizado por el Gobernador Barbosa no es de la NASA y no lo protege contra COVID

En la mañanera del miércoles en Palacio Nacional, pudimos ver la aparición del gobernador de Puebla Miguel Barbosa sin cubrebocas, pero con un aparato en su cuello con la palabra “NASA”. En su participación hablo de los avances de reconstrucción en Puebla tras los sismos de 2017, en la cual todo el mundo pudo observar el dispositivo. Después de su presentación, las redes sociales se dispararon con preguntas frente a este aparato, su funcionalidad en la pandemia y la gran duda, si verdaderamente es una protección ante el COVID.

Frente a las inquietudes, el gobierno de Puebla respondió que el Gobernador lo utiliza por ser un regalo que le hicieron y que su funcionalidad es sanitizar el perímetro alrededor suyo. Sin embargo, no existen pruebas científicas de que un dispositivo como este, pueda evitar el contagio de COVID-19 y mucho menos, que sustituya el uso del cubrebocas.

Estos dispositivos se conocen como “SELF” por las empresas fabricantes, su función es ionizar o cargar con electricidad moléculas de aire, cerca a la nariz y la boca, para eliminar las partículas pequeñas: humo, alérgenos, bacterias y virus. Uno exactamente igual al del gobernador es el Self RCI, comercializado en España por 95.59 euros (2350 pesos mexicanos). Aunque el dispositivo asegura estar avalado por la NASA, no existen pruebas de ello. Otro de estos aparatos es producido por ReSPR Technologies, que comercializa pequeños ionizadores individuales, los cuales eliminan partículas con un diámetro de menos de 2.5 micrómetros (polen, virus humo y bacterias patógenas), aunque especifica que el producto no evita contraer el Coronavirus.

Por otra parte, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) aclara que no recomienda ni desaconseja estos productos, pero refieren que no existe evidencia de su efectividad. Este tipo de tecnología existe desde hace algunos años, pero no existe una agencia que realiza revisión, analice evidencia para demostrar su eficacia o seguridad en las condiciones de uso.  Este producto si fue creado para los astronautas que están en las naves espaciales y estaciones satelitales, pero su efectividad solo puede ser medida en este ambiente.

La NASA si creó un producto que ayudar a evitar contagios, pero no es no funciona como los mencionados anteriormente. “Pulse” es un dispositivo portátil, impreso en 3D que pulsa o vibra cuando la mano de una persona se acerca a su cara. La NASA lo presentó en junio de 2020 con la intención de que cualquiera pueda reproducirlo, por lo que habilitaron un código abierto. Este es el único aparato creado oficialmente por la NASA y su uso en ningún momento reemplaza el uso del cubrebocas o asegura que evita el contagio, solo permite que las personas no tengan contacto directo en la cara con sus manos.