El papa Francisco visita por primera vez Irak

En los ocho años de pontificado, el papa Francisco ha resaltado de sus antecesores por qué los destinos de sus viajes no han sido los grandes centros católicos sino los lugares donde los cristianos son minoría, como es el caso de Tailandia, Corea del Sur y Japón.

El viaje número 13 del jerarca católico comenzó en la madrugada de este viernes 5 de marzo de 2021, después de 15 meses de confinamiento por la pandemia y cuyo destino es Irak. El viaje cuenta con altas medidas de seguridad como la vacunación del pontífice, su séquito y periodistas que lo acompañan. El papa fue recibido por el primer ministro, Mustafa al Kazemi en el aeropuerto de Bagdad.

Esta visita representa no solo un desafío religioso sino logístico y sanitario debido al nuevo pico de contagios de coronavirus de 4 mil casos diarios. Durante tres días el Pontífice visitará Bagdad y Erbil, dos ciudades que donde recientemente lanzaron cohetes contra Estados Unidos y se reunirá con el líder religioso principal chiíta, el ayatolá Alí Sistani. Inicialmente el viaje del papa contará con un vehículo blindado sin proximidad de la gente, pero los iraquíes podrán seguirlo por televisión y por aire.

En las diversas etapas se congregará un número limitado de personas para mantener las medidas de seguridad durante la contingencia sanitaria, con excepción de la misa del domingo en la que participarán miles de fieles en el Estadio de Erbil y quienes han reservado con anticipación. Otras de las ciudades visitadas son Nayaf, Ur, Mosul y Qaraqosh como peregrino de la paz para ir al encuentro de una pequeña comunidad de fieles en las periferias del planeta.