“En México todos los días son de muertas”

Con lápidas en los arcos, se conmemora a las víctimas de los feminicidios en el país.

Con motivo del día de muertos, activistas feministas decidieron recordar a las que ya no están, o más bien, a las que nos quitaron. María Eugenia, Norma, Guadalupe, Leticia, son solo algunos de los 460 nombres que se encuentran a los pies de los Arcos, ¿y qué tienen en común? Que todas ellas fueron privadas de la vida en lo que va del año.

Por iniciativa de Lucía Reyes y su hija, Nayeli Morales, lápidas de cartón inundan los Arcos, representando a cada una de las mujeres que fallecieron de enero a octubre en el país por causa de violencia de género. Ellas dos junto con otras 25 mujeres, se dieron a la tarea de montar este homenaje desde muy temprano, con el fin de crear consciencia y empatía entre la población queretana. “Yo tuve una compañera de trabajo a quien la mató su novio… 28 años y una vida entera por delante, eso no es justo, y eso no puede quedar impune” nos comentó Lucía cuando lo preguntamos sobre sus motivaciones. “Imagínate la tristeza y la pena de las familias… como sociedad tenemos que hacernos responsables, trabajar en valores, en el respeto a las mujeres. Yo solo espero que esto mueva consciencias”.

Tan solo en lo que va del año, 704 mujeres fueron víctimas de feminicidio, de acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). De estos, 154 fueron con arma de fuego, 146 con arma blanca, 365 con otros elementos y en 39 casos no se especifica.

En Querétaro, las autoridades reconocen el registro de 4 feminicidios, dos con arma blanca y dos con otros elementos; uno en enero, dos en agosto y uno en septiembre.

Sin embargo, estas son solo las cifras oficiales, pues muchos de los feminicidios en México ni siquiera se reconocen como tal y son clasificados como homicidios.

Este hermoso acto de conmemoración acompañado de la gran pancarta que exclama “En México todos los días son de muertas“, busca hacer un llamado a las autoridades y a la sociedad, haciendo presente y visible la cantidad de mujeres asesinadas para que se tomen las medidas necesarias, desde la conciencia social hasta la resolución legal de cada uno de estos casos… Porque en Querétaro y en México, las queremos vivas, no catrinas.