Enamórate de Amealco con estas 7 cosas que hacer

El pueblo mágico que vas a amar

Fecha de registro: 2020-06-20 08:54:24

Portda: 1592657630.jpg

A pesar de que es el Pueblo Mágico más “joven” de Querétaro, designado 11 de octubre de 2018, Amealco de Bonfil es un ancestro queretano con una larga tradición en nuestras tierras, pues fundado en 1538, es casi tan antiguo como la capital misma, y San Juan del Río.

La palabra Amealco es una voz náhuatl, Ameyalco o Ameyalli significa «fuente o manantial», y Co, que significa «en», es decir Amealco se traduce como “en el manantial”. Este significado ha sido interpretado en otro sentido hasta derivar en el de «lugar donde brota el agua de las rocas» (Querétaro Travel). Esta definición no es casual, pues cerca de la zona corren vastos manantiales que contrastan en gran medida con el panorama semi-desértico de la región.

Desde que fue designado Pueblo Mágico Amealco ha tenido un gran auge en el turismo local. Especialmente por la muñeca artesanal otomí que se ha convertido en la ‘marca’ del estado en el exterior, llamada ‘Lele’, y que ha llevado a cientos de miles de personas a interesarse por este pequeño rincón.

Amealco es mágico, pues a través del tiempo, y habiendo pasado por un periodo en donde el rápido crecimiento y aceleracion fue el común denominador del estado, ha logrado mantener su estilo de vida tranquilo y tradcional. Y más importante, ha mantenido sus centenarias tradiciones, que como en muchos lugares, son un mestizaje entre lo prehispánico de la cultura otomí, a la que pertenecen cientos de comunidades en la región, y lo católico.

Ir a Amealco es conocer el verdadero Querétaro, el real. El que está más allá de fábricas, aeropuertos, aceleración económica, tráfico y Antea. Es conocer un lado de nuestro estado al que, lamentablemente, muchas veces le volteamos la cara. Y que a pesar de esto, es el lado más real.

Conocer este lugar es apoyar al desarrollo, bienestar y ganancias de cientos de familias, que a la vez, en cambio, ofrecen al visitante una atención de calidad y servicio sin igual, ejemplo perfecto de la hospitalidad por la que el mexicano es conocido en todo el mundo.

Para que te animes a visitarlo, aquí te dejamos 7 cosas que puedes hacer en este mágico municipio, que te harán enamorarte y querer regresar una, y otra y otra vez.

  1. Practica el ciclismo de Montaña, a un costado de la explanada de la Feria: Amealco está rodeado de maravillosas veredas y caminos que son perfectos para los amantes de este deporte. De hecho, cuando uno va en camino a este mágico lugar, no deja de toparse con ciclistas que van a disfrutar de este panorama. Uno de los aspectos que más hace que este pueblo sea un destino bicicletero es la variedad en sus ecosistemas: desde los frondosos bosques, hasta las dunas rojas y el semidesierto.
  1. Acampa en la Laguna de Servín: Es uno de los espacios para acampar más recurrentes entre los turistas. Destaca por estar rodeado de dunas rojas que lo hacen perfecto para practicar ciclismo o moto.
  2. Come mole de guajolote en El Chamizal (en ningún otro municipio lo encontrarás): ¡Lo tienes que probar! Una delicia culinaria que no tiene pierde. Es especialmente común hacerlo los martes, que desde siempre ha sido el día de mole en Amealco.
  3. Duerme en una cabaña (Cabañas Jajelilo) a solo 15 minutos de la cabecera municipal.
  4. Date un baño de temazcal (llama al 442 216 3651): Aprovecha que estás lejos del ajetreo de la ciudad para darte un baño que te va a limpiar hasta los pecados.
  5. Visita el Museo de la Muñeca Artesanal: Las personas detrás de este proyecto se sacaron un tremendo 10. Aprovechando el ímpetu que ocasionó ‘Lele’, se creó un museo dedicado sólo a las muñecas artesanales de todo el mundo. Es una experiencia sin pierde.
  6. Come carnitas, pan de anís o gorditas de maíz quebrado en la cabecera municipal.

Esta lista es sólo una probadita de las cientos de cosas que hay que hacer y por supuesto, a todo esto se añade la maravillosa experiencia que es sólo caminar por sus calles, hablar con su gente, y sentarse a relajarse en la plaza principal.

Puedes llegar a través de la carrera 57, Querétaro-México y continuar por la carretera enfrente de la Mansión Galindo. No hay pierde pues los señalamientos te guiarán hasta la cabecera municipal.

(Foto: Entorno Turístico) 

 

Galería: **

Video: NULL