Esoterismo y tarot en Querétaro, ¿te atreves?

Conoce sobre estas misteriosas prácticas...

Las creencias de la magia y adivinación se remontan a tiempos muy antiguos, desde las primeras civilizaciones hasta llegar a nuestros días. Este mundo del esoterismo es reconocido e incluso temido por muchos, pero también es visto por otros cuantos como un camino de prácticas de sanación e instrumentos de consulta para la toma de desiciones.

Una de las ramas de la adivinación es la cartomancia, que consiste en el augurio, la predicción o la interpretación de hechos pasados, presentes y hasta futuros por medio de una baraja de naipes u otro tipo de cartas como el tarot. El nombre tarot viene de los vocablos egipcios tar (real) y ro (camino), significando entonces, el ”camino real” a la sabiduría. Los orígenes del tarot datan desde antes del siglo XIV, y si bien comenzó como una forma de transmisión de conocimiento filosófico, con el paso del tiempo pasó a ser usado como un sistema adivinatorio. La baraja de tarot está compuesta por 78 cartas, divididas en arcanos mayores los cuáles son 22 y hacen referencia a lo espiritual, y los arcanos menores que son 56 y hacen referencia a lo mundano. Hoy en día, esta técnica de interpretación con cartas sigue siendo una popular práctica, incluso en la ciudad de Querétaro.

En nuestra búsqueda, nos topamos con Ángeles del Amor, un lugar que promete lectura de cartas, tarot, limpias, alejamientos, sanaciones, amarres y más… por lo que decidimos adentrarnos a vivir la experiencia de primera mano.

Ubicado en el segundo piso de la Casa de los Consejos Municipales, frente al Jardín Zenea, está el pequeño local Ángeles del Amor. Después de la estancia que hace de recepción, entramos a lo que podríamos describir como una cueva, con las paredes de piedra, ásperas e irregulares, techos bajos, un pequeño altar a la derecha y al fondo, unas esculturas de ángeles, una manta con la imagen de Ganesh y un escritorio. Dentro, conocimos a Gabriela, la dueña quien lleva 26 años haciendo lo que ella llama “una mezcla de esoterismo con psicología”. Nos contó que para leer cartas, se tiene que nacer con el instinto y la sensibilidad, y se tiene que tener una mentalidad abierta para la vida y para ver las cosas. “Hay que también saber aceptar las cosas de las que no hay prueba” nos comenta Gabriela, quien cree que todo se trata de fe.

Ella busca darle intercambios positivos a sus clientes para que salgan renovados y tranquilos, no espantados. En esta ocasión, le pedimos que nos leyera las cartas. El proceso funciona así: te sientas frente a ella y te pide que pienses en una intención, duda o preocupación. Después, barajeas las cartas hasta que ella las toma y las pone una por una sobre la mesa. Cartas con espadas, bastos, monedas, copas, príncipes, magos y sacerdotes se despliegan frente a ti. Cada carta tiene un significado y ella las interpreta según el orden y la disposición en la que han sido acomodadas, y te habla del estado de tu mente, cuerpo y espíritu. También, de tu pareja y tu vida amorosa. De tus pensamientos, tus sentimientos y tus acciones. Incluso, de tus fortalezas, tus debilidades y del consejo o reto a seguir. Tienes un intercambio y una conversación donde vas resolviendo dudas y adentrándote a aspectos de tu vida que quizás no reconoces o ignoras. Por último, ella junta las cartas, las divide y tienes derecho a cuatro preguntas. Con cada pregunta, ella abre un bonche de cartas y así obtienes la respuesta con tan solo un sí o un no.

Leer las cartas del tarot es todo un arte, y al menos para nosotros, la experiencia que tuvimos con Gabriela fue buena e interesante, pero es importante tener en cuenta que depende de la percepción, mentalidad y creencias de cada quien, así como de la forma de ser y el enfoque del lector. Si te atreves a probar este mundo esotérico, puedes seguir vivirlo tú mismo, te dejamos los datos de Ángeles del Amor y de otros lugares que realizan estas prácticas en la ciudad.