Estudio pionero asegura que vacuna Pfizer reduce 98% de mortalidad en adultos mayores

Un estudio pionero impulsado por investigadores de la Universidad de Oxford y de la Universidad Autónoma de Barcelona ha concluido que la vacuna de Pfizer ha reducido la mortalidad de los usuarios de las residencias en 98% y la posibilidad de ser hospitalizado después de la segunda dosis en un 97%.

La revista científica The Lancet publica la investigación, la cual es el primer trabajo a nivel mundial sobre la eficacia clínica de la vacuna de Pfizer en los geriátricos, demuestra que el efecto en trabajadores también ha supuesto una bajada de los niveles de contagios del 95% en sanitario, 92% en personal residente y 88% en ancianos.

El gobierno autonómico de Cataluña también participo en el estudio, el cual está firmado por el catedrático del Centro Estadístico de Medicina de la Universidad de Oxford, Daniel Prieto- Alhambra, el secretario de Salud Pública de Cataluña, Josep María Argimon y la responsable de vacunación en Cataluña Carmen Cabezas.

El artículo da a conocer que la primera dosis ya genera una reducción de infecciones entre 50% y 60% en toda la muestra estudiada. La muestra estudiada de la investigación incluye 28,594 usuarios de residencia de Cataluña, 26,238 empleados de los centros y 61,951 trabajadores de la salud.

Los investigadores refieren qué, aunque las vacunas han demostrado la eficacia en ensayos clínicos, aun quedan más investigaciones por hacer en entornos de rutinas y en grupos poblaciones habitualmente poco representados en las muestras de estudios.

Analizando los datos de los primeros 12 días después de la vacunación con Pfizer, los resultados refieren que a pesar de ser un periodo en el que no debería hacer un efecto significativo, se registran reducción del 15 al 20% en infecciones.

La investigación recalca que las conclusiones deberían tranquilizar a la población sobre los principales beneficios asociados con la campaña de vacunación en curso en España y otros lugares. Este estudio cita otros trabajos con resultados similares, como es el caso de Escocia con la población general, se redujo entre el 85% y el 94% en el riesgo de infectarse y otro de Inglaterra sobre personal hospitalario, que mostro reducción del 72% en infecciones con una sola dosis de la vacuna de Pfizer.

Daniel Prieto-Alhambrada asegura que los resultados son importantes porque nos hacen pensar que tenemos la capacidad para reducir la aparición de casos en las residencias y la transmisión comunitaria.