Guía para un día romántico en Querétaro

¡Prepara la 'date' perfecta!

Fecha de registro: 2020-07-20 15:07:09

Portda: 1595271488.jpg

Hay muchas razones por las que Querétaro es el primer destino turístico no playero en México. La Sierra Gorda, la aventura, y sus atractivos históricos y culturales se han encargado de que así sea. Sin embargo, no podemos negar el hecho de que también miles de parejas vienen los fines de semana a nuestra entidad para darse una “escapada romántica” de sus lugares de origen.

Si planeas venir con tu pareja a Querétaro, o vives aquí y quieres pasar un increíble sábado con tu chic@, te preparamos una guía para que tengan el día más romántico.

El día comienza temprano. Es sábado, entonces no vale la pena madrugar, pero a las 10 de la mañana ya deben estar llegando al lugar donde desayunarán. Por supuesto, el gusto se rompe en géneros, pero no podemos dejar pasar la oportunidad de recomendarles algunos lugares. Si lo que quieren es un desayuno bien nutrido, les recomendamos Almorzero, ubicado en Av. Industrialización, unos metros adelante de Silverio. Pueden pedir el buffet o platillos de la carta, donde se incluyen unos chilaquiles excelentes. Si por el contrario, sus almas gemelas son almas garnacheras, deben dirigirse directamente a Tacos La Capilla, uno de esos lugares sencillos pero deliciosos, y que tienen un extraño -y no tan evidente- toque romántico. Tacos La Capilla está ubicado en Epigmenio González, a un lado del Tec de Monterrey.

Después, es hora de irse al centro de la ciudad. El mediodía es una de las mejores horas para pasear, pues es cuando el centro está lleno de familias que aprovechan la tarde sabatina para estar juntas. En el centro hay miles de cosas por hacer, y para todos los gustos. Si tu compañer@ es amante del arte, pueden darse una vuelta por la Galería Libertad (ubicada en el Andador del mismo nombre). Si son más intelectuales y fans de la historia, no se pueden perder el Museo de la Restauración de la República, donde se narran las últimos días de la vida de Maximiliano, el emperador que lo perdió todo (hasta la vida) en Querétaro.

Sea como sea, no pueden dejar de darse una vuelta por el Andador Libertad, donde pueden admirar las artesanías de manos mexicanas que están disponibles a la venta (¿tal vez deciden comprarse una pulsera igual?).

Llega la hora de comer y, por supuesto, también hay cientos de opciones. Lo más sencillo es hacerlo ahí mismo en el centro. Si no son de aquí, tienen que probar La Mariposa (en Ángela Peralta), donde podrán disfrutar de platillos como enchiladas y ricos sandwiches. Pero lo mejor de este lugar es el postre. Una de las malteadas típicas de mantecado o de chocolate les enamorará el paladar. Si, por el contrario, son de Querétaro y ya conocen La Mariposa por todos lados, ¿por qué no probar algo nuevo? Láncense al Andador de 16 de septiembre y prueben alguno de los restaurantes que hay ahí. Piénsenlo: una comida en una terraza, con su pareja, y viendo el padrísimo Jardín de la Corregidora.

Cae la tarde y después de tanto caminar por el centro -¿tal vez les da tiempo de visitar otro museo después de comer?- regresa la sed. Es momento de salir del centro (no se preocupen, regresarán) y dirigirse a Avenida Industrialización, donde se encuentra Te Amo Café. Personalmente, como fiel amante de las bebidas de chocolate, les recomiendo el Moka Frappé.

Después de aquel merecido cafecito, pueden caminar unos metros hasta el parque que está sobre Avenida Industrialización y tirarse un rato a descansar y platicar. Así hasta que caiga la noche y -una vez más- sea momento de comer.

Es ahora cuando deben regresar al centro y cenar en una de sus terrazas bajo el cielo nocturno. Carranza 50 (ubicado, justamente, en Carranza #50) y La Grupa (en Pasteur) son las dos que tienen la mejor vista y el mejor menú: Desde comida mexicana hasta pasta. En ambas pueden también pedir una copita de vino para disfrutar de la noche.

Pero ahí no acaba la cosa. Es hora de cerrar la noche (¿o casi?) con broche de oro, y dirigirse al andador Matamoros. El paseo desde cualquiera de estos restaurantes hasta ese destino es tranquilo y bonito, pues pasearán por andadores y los jardines del Centro Histórico. Ya en el andador Matamoros, pueden elegir entre cualquiera de las pequeñas terrazas y tomarse un par de cervezas (o tragos más fuertes) a la luz de los pocos faroles que lo alumbran. Sin duda uno de los rincones más románticos de la ciudad.

Así termina la noche -al menos en las calles. Hay miles de opciones y todas son tuyas para descubrir.

Galería: **

Video: NULL