Hombre compra terrenos en la luna y descubre que lo estafaron

Si bien es cierto que conquistar el espacio es un tema que ha estado en boom en los últimos años, es de esperarse que algunas personas ya piensan en establecer algún tipo de patrimonio a futuro “en el infinito y más allá”. Pues este es el caso del abogado Izram Ali, quien, confiando plenamente en su espíritu emprendedor, no dudo en comprar un terreno en la Luna por unos buenos dólares.

El hombre pakistaní recibió un certificado de propiedad y aunque al principio andaba bien feliz con su adquisición, lo cierto es que casi de inmediato se las olió sobre lo que en realidad estaba pasando: la estafa más increíble y cierta del mundo.

Pues de seguro Izram Alí pensó que si el multimillonario Elon Musk pudo enviar un Tesla al espacio o si China logró conquistar Marte y si Jeff Bezos está a punto de inaugurar el turismo espacial, el no se podía quedar atrás. Lo cierto es que a este hombre se le hizo fácil comprar unas cuantas hectáreas en la Luna.

Alí señaló a un diario local, que en el 2020 se topó con un anuncio en redes sociales que ofrecían la venta de espacios lunares. Sin dudarlo, envió una solicitud a la empresa “Luna Company” para comprar un par de terrenos en el satélite natural de la Tierra. Después de hacer el depósito por 130 dólares (lo que equivale a un poco más de 2,500 pesos) la firma le envió un certificado de registro que acreditaba que era el propietario de las hectáreas numeradas del 1393 al 1397 ubicadas en “El Mar de los Vapores”, al suroeste de la cara visible de la Luna.

El pakistaní confió en la transacción ya que la supuesta empresa llamada “Embajada Lunar” le proporcionó un mapa que mostraban sus terrenos en la Luna. Los supuestos documentos de adquisición que le enviaron por correo tradicional en papel, fue interpretado por el hombre como una buena señal.

Lo cierto es que se trataba de una estafa legal, aunque el sujeto se sintió el hombre más afortunado del planeta, por ser el poseedor de una parte de Luna, sin necesidad de invertir demasiado.

Al igual que muchas de las empresas que vender estrellas, la compañía que vende terrenos en la Luna también está registrada en Estados Unidos. No obstante, tanto como los planetas, como los cuerpos celestes o cualquier otra cosa en el espacio, no le pertenecen a nadie.

Como siempre, nunca pasa quienes quieren apoderarse de lo que no le pertenece a nadie. El empresario Dennis Hope reclamó la Luna como suya desde 1980, mientras el español Jenaro Gajardo Vera, obtuvo un poder notariado que lo certificaba como único dueño del satélite natural. Christopher Lamar, por su parte, en el 2014 autoproclamó CEO de la ´Embajada Lunar´, la empresa que vende los terrenos lunares.

Pero solo para ser claros, el Tratado de las Naciones Unidas para asuntos del Espacio Exterior, firmado por 129 naciones, entre las que destacan China, Rusia, Reino Unido y Rusia, entre otros, prohíbe explícitamente a cualquier gobierno la reivindicación de recursos celestes, incluyendo los terrenos en la Luna, por estar catalogados como patrimonio común de la humanidad

Entonces estos son los fraudes en los que no hay que caer, ya se la saben.

¿Quieres que tu negocio aparezca en nuestras recomendaciones? Mándanos un WhatsApp dando click aquí https://wa.me/message/FB2J654SP2IWJ1