La historia detrás de la muñeca Lele

Conoce más acerca de Lele, la muñeca queretana que le dio la vuelta al mundo.

Originaria de Santiago de Mexquititlán, municipio de Amealco, Querétaro; lugar lleno de grandes cuerpos de agua y bellos paisajes. En 2018 Lele fue nombrada patrimonio Patrimonio Cultural Intangible de Querétaro, seguido de esto emprendió un viaje alrededor del mundo con el objetivo de dar a conocer la riqueza humana, natural, cultural e histórica de su lugar de origen.

Lele significa bebé en Otomí y al principio se cree que no eran juguetes para niños, sino protectores contra los malos espíritus, que estaban hechas de arcilla, palma y cabellos de maíz. Después, estos materiales fueron sustituidos por trapos y listones de colores, para mimetizar la vestimenta de las mujeres indígenas de esta región.

Muchas personas en su infancia recuerdan haber jugado con estas pequeñas muñecas de trapo aunque no idénticas a la que conocemos hoy en día.

Dulce González, una joven de 18, cofundadora de Juanitas Artesanales y originaria de Amealco de Bonfil, nos contó para Reporte Querétaro las principales características para identificar una muñeca Lele de buena calidad.

“Es fundamental que en sus extremidades tengan botones, no solos hilo que una sus brazos, ya que esto les da la fuerza y el soporte para sentarse y no se caiga como muchas veces pasa, tiene que tener bastante estambre como cabello, para que al moverse no se vean partes calvas y los listones tiene que ser lo suficientemente grandes de acuerdo a la muñeca y estar bien amarrados a la trenza para que su corona se pueda ver bonita”

Nos cuenta que dependiendo de sus acabados, su precio puede incrementar, por el tiempo dedicado en su confección y que lo más importante es que cuente con la cantidad adecuada de material.

Fotos: Instagram de Reporte Querétaro y de Juanitas Artesanales