LOS LUGARES QUE EXTRA

Quien no fue a una fiesta en 'Reino M

Fecha de registro: 2020-06-18 18:47:39

Portda: 1592520392.jpeg

Ah, el Querétaro de los noventa. Si pasaste aquellos años en esta tierra, y eran los primeros de tu vida, probablemente ahora estarás en un punto clave de tu vida. Muy seguramente, de lleno en la crisis de los 25, y nerviosa o nervioso de que no parece terminarse a pesar de que cada vez está más cerca la de los 30.

Sea como sea, a estas alturas ya te diste (o te debiste haber dado) cuenta de que la vida no es un juego, como lo pensábamos por aquel entonces, cuando lo único que nos importaba era que nos tocará Woody en la Cajita Feliz que compramos en el recién inaugurado McDonalds de Plaza Galerías (Constityuyentes, por supuesto, un Liverpool en Querétaro como el de Galerías Querétaro era todavía un sueño lejano).

Sí, muy posiblemente estés enfrentando tus años más estresantes. Y es por ello que cada día atesoras más aquellos recuerdos, y cuando llega uno especialmente vívido, no puedes evitar que una sonrisa plagada de nostalgia se dibuje en tu rostro.

Es muy probable que si pasaste los años 90 en Querétaro, algunos de esos recuerdos que te evocan un pasajero arranque de alegría, hayan sido en uno de estos lugares

Si pasaste aquella feliz etapa en Querétaro, seguro recordarás estos sitios que se llevó el horrible paso del tiempo:

1.- Las donitas de Plaza del Parque

Táchenme de gordo, pero toda la idea de escribir esto nació porque iba caminando por Plaza del Parque (ya tenía varios años sin ir), y saliendo de Sanborns recordé con un bonito sabor en el paladar, aquellas donitas que estaban afuera de lo que ahora es Showtime de un lado, y Tonino’s del otro. Este bonito manjar que endulzó nuestra infancia las servía una señora que se llamaba Gaby, y sus bonitas cubiertas de chocolate y esparcidas con canela eran lo mejor.

2.- Cosmos

Un clásico. En Plaza Boulevares (antes de sus cincuenta mil remodelaciones) había todo un paraíso para niños. Cosmos fue, posiblemente, el primer “playground” de esas magnitudes en Querétaro. Nosotros lo veíamos como todo un universo lleno de telarañas, resbaladillas, albercas de pelotas y esos “punching bags” de los que nos gustaba colgarnos como si fuéramos “George de la Selva”. En este sitio hacían fiestas y podíamos pasar horas enteras.

Después se convirtió en un lugar de ‘maquinitas’, y finalmente desapareció. Junto con nuestra felicidad.

En mi intento de encontrar una foto de este lugar, comencé por lo básico: Google. “Cosmos Querétaro”. Lo primero que me apareció, fueron varias imágenes del gobernador presentando el nuevo sistema de justicia penal. ¡Qué aburrido! Un horrible recordatorio de que ya crecimos.

3.- Reino Mágico

En su momento, fue sin duda el mejor salón de fiestas infantiles. Estaba ubicado sobre Calzada de Los Arcos. Paradójicamente, ahora ahí hay un bar/antro de esos que cambian de nombre cada dos días. El gran atractivo de este salón de fiestas era un “trenecito” jalado por una cuatrimoto que daba vueltas a los niños por todo el sitio. Además, sus albercas de pelotas eran gigantes y tenían una especie de “trampolines” desde los que se podía saltar a ellas. Eramos todos unos intrépidos.

4.- Showtime de Galerías:

Tal vez esto ya no fue gran parte de nuestra infancia, sino testigo silencioso de nuestra pubertad. El showtime de galerías fue el mejor arcade que ha habido en Querétaro, y los premios para quienes sacaran la mayor cantidad de boletitos eran en realidad muy buenos. Recuerdo con especial cariño el juego “Time Crisis III”, que en realidad era bastante sangriento, y el de “Cocrodile Whack”, que consistía en pegarle a los cocodrilos que salieran de su “cueva”. Ahora, todos somos unos animalistas.

5.- Cinépolis Plaza de Toros:

Hace un par de años, me tocó cubrir -con bastante pesar- el derrumbe del solitario Cinépolis que había en las afueras de la Plaza de Toros. A estos cines fuimos desde pequeños y después, conforme fuimos creciendo, se convirtió en escenario de nuestras primeras citas. Recuerdo que en los “planes” de la secundaria, íbamos a galerías y después al cine, cruzándonos -irresponsablemente- por el túnel que conecta Jardines de la Hacienda y la colonia Virreyes.

6.- ‘El Ballenato’ original, el de Bernardo Quintana

Uno de los restaurantes de mariscos más representativos que ha tenido Querétaro, El Ballenato, entre los niños tenía la fama de tener los mejores juegos. Ahí, se nos hacía eterno el tiempo que pasaba desde que llegábamos, hasta que los meseros nos llevaban la comida. Una vez comiendo, nos “perdíamos” viendo las peceras que tenían incrustadas en las paredes.

7.- Dippin’ Dots

Ya sé. Soy horrible por incluir en esta lista un negocio estadounidense. Pero que lance la primera piedra el chavo novelero que no amaba estos helados -los más caros que compramos en nuestras vidas- en bolitas que se derretían en nuestra boca. Estaban ubicados en Plaza Boulevares.

Obviamente, hay muchísimos lugares. Por eso, podemos agregar muchos más a la lista. Si eres de los noventas y crees que se me olvidó algún lugar básico de Querétaro,no duces en hacérnoslo saber en nuestro Twitter: @ReporteQro_

Galería: **

Video: NULL