Los perritos que ayudaron en el rescate de Múzquiz, Coahuila

Los cuerpos de siete mineros quedaron atrapados en Micaran en Múzquiz, Coahuila, fueron rescatados tras una jornada de trabajo que duró una semana e involucró el esfuerzo de los propios trabajadores de la mina, la Sedena y Protección Civil pero también de Rola y Pombo, los perritos que forman parte de los binomios caninos de la Secretaría de la Defensa Nacional. Si quieres saber la historia de un perrito adoptado en las votaciones, haz click aquí.

Estos nobles amigos acudieron a nuestra ayuda, en el caso del rescate de los siete mineros que quedaron atrapados en una mina en Múzquiz, tras el colapso generado por la ruptura de una fuente de agua entre los trabajos de excavación y que terminó inundando las secciones de esta mina.

Rola y Pombo llegaron el 7 de junio a la zona de Rancherías en Múzquiz, con una misión: hallar a un grupo de mineros que quedó atrapado y cuyas familias esperaban noticias.

El trabajo de los binomios caninos de búsqueda y rescate se dividió entre Rola y Calzada y Pompo y Cervantes. Estos equipos estuvieron trabajando de manera constante en la mina y no bajaron la guardia hasta anoche, cuando concluyó el operativo con el rescate del cuerpo del séptimo minero.

Al igual que otros perritos, Rola y Pompo han sido entrenados para labores de búsqueda y rescate en situaciones complejas, como el sismo del 19 de septiembre de 2017. El trabajo de estos animales fue bien recibido al lado de los instructores de la Sedena. Los caninos llegaron junto con 166 elementos de la Sedena y la Guardia Nacional (GN) -145 del ejército y 21 de la Guardia- junto con los vehículos de la Defensa Nacional.