“MALINCHISMO COVIDIANO” No Apostarle a las Vacunas Desarrolladas en México

El desarrollo de la vacuna contra COVID-19, por la UAQ no se ha visto apoyado por el gobierno federal, asegura Teresa García Gasca, rectora de La Universidad.

Teresa García Gasca, rectora de la Universidad Autónoma de Querétaro expresó por sus redes sociales que nuestro país merece una vacuna propia, merece abrir los ojos y darse cuenta de que sí se puede, que la ciencia mexicana está a la altura. “Es ‘malinchismo covidiano’ no apostar por proyectos nacionales de vacunación” añadió.

“Comprar vacunas extranjeras está bien, lo que no es correcto es dejar de apostar a proyectos propios. Existen al menos cinco proyectos mexicanos de primer nivel, que avanzan lentamente ante la indiferencia ignorante del gobierno mexicano que únicamente ve afuera lo que podría desarrollar adentro”, declaró a través de su Facebook. Pues el gobierno de México se ha concentrado en mayor parte en adquirir diversas vacunas contra el COVID-19 como Sputnik V, AstraZeneca o Pfizer, todas provenientes del extranjero y ha dejado del lado la inversión en vacunas desarrolladas en el país.

La Universidad Autónoma de Querétaro comenzó a desarrollar una vacuna contra coronavirus a mediados del año pasado sin mucho apoyo del gobierno federal, sin embargo, el proceso continúa y el mes pasado concluyeron las pruebas en animales. Los cuales probaron que la vacuna no provoca malestares y propicia la generación de anticuerpos contra el COVID-19. Ahora están esperando hacer pruebas en ratones para luego conseguir la autorización de la COFEPRIS para iniciar en humanos.

En los próximos días presentará la UAQ ante la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), los resultados obtenidos en la evaluación preclínica de su proyecto de inmunización con base de péptidos quiméricos, para evaluar la seguridad, toxicidad e inmunogenicidad del antígeno y un informe de lo que hace falta para continuar con su desarrollo.

La Universidad ha aportado cerca de un millón de pesos al proyecto de la vacuna, 3.3 millones de pesos fueron aportados por la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y 2.8 millones de pesos fueron conjuntados por eventos, donativos de la sociedad y aportaciones de empresas, no obstante, tanto la Secretaría de Salud y CONACYT, se niegan a seguir apoyando el avance de la vacuna Mexicana. Actualmente se requieren de 15 millones para pasar a la fase 1.