Panadero demandado por negarse a hornear un pastel para comunidad LGBT

Jack Philips se negó a elaborar un pastel para la abogada transexual Autumn Scardina justo el mismo día que la corte acepto la apelación contra el panadero por un caso anterior.

El pasado lunes un pandero cristiano de Colorado, Estados Unidos compareció en una audiencia virtual ante un juez de Denver tras haberse negado a hornear un pastel para festejar la transición de género de una potencial clienta. Jack Philips, propietario de la pastelería Masterpiece Cakeshop, quien en 2012 ya había sido demandado por negarse a hacer un pastel de bodas para una pareja gay. La Comisión de Derechos Civiles de Colorado estableció que su conducta fue discriminatoria.

El panadero presentó su apelación y el caso llegó a la Corte Suprema de Estados Unidos en 2018, para este caso se dictaminó que la Comisión mostró un sesgo antirreligioso cuando sancionó al panadero, pero no queda claro si las empresas pueden invocar objeciones religiosas para negarse a prestar servicios a la comunidad LGTB. La audiencia del lunes fue una nueva demanda presentada en el 2017 por una abogada transexual Autumn Scardina quien solicito un pastel personalizado para celebrar su transición de género, a lo que el propietario se negó. Scardina llamó al negocio para encargar el pastel justo el día que la Corte anunció que atendería la apelación de Philips contra el fallo de la Comisión de Colorado por el caso de la boda gay en 2012.

Durante el juicio virtual, Scardina dijo que llamó a la pastelería para hacer el pedido después de escuchar el anuncio de la Corte, a lo que su abogada Paula Greisen negó que se tratara de un montaje. El abogado de Phillips argumentó que su cliente se negó a hacer el pastel por el mensaje que implicaba y no por discriminación a la abogada transexual.

De acuerdo con la agencia Associated Press, los abogados de estado y Phillips acordaron dejar ambos casos bajo un acuerdo que le permitiría a Scardina demandar por su cuenta. Aunque se refiere que hubo un cambio de motivos, en la queja original Scardina escribió que le había dicho a la panadería que el diseño era para celebrar su transición de hombre a mujer y luego le pidió un segundo pastel con la forma de satanás fumando un porro. Después, cambio su alegato diciendo que pidió un pastel de cumpleaños, no uno para celebrar su transición de género, pero Phillips le negó el servicio por ser transgénero. A la negativa del panadero, ella se quejó ante la Comisión de Derechos Civiles de Colorado, la misma que lo sancionó en el caso de 2012.

Después del caso de la boda gay, Phillips dejó de vender pasteles de boda por completo para evitar que sucediera lo mismo, generando un 40% de caída en las ventas. De acuerdo con los representantes del panadero, el no descartó la venta a Scardina por ser transgénero, sino porque no hornea pasteles con mensajes que están en contra de su religión, lo que incluye hasta los pasteles de Halloween, quien además refiere que su cliente esta siendo acosado por ser un cristiano conservador y que le piden figuras o imágenes que saben que el rechazará.