Por error humano, muere un niño en Xcaret

Leonardo Luna Guerrero, niño de 13 años de edad, murió en el Parque Xenses de Grupo Xcaret, en Playa del Carmen, Quintana Roo, después de quedar atrapado en un succionador de basura de una atracción acuática. La empresa admitió que hubo un error humano en la muerte del menor.

El padre del niño, médico de profesión de Durango, trató de auxiliar a su hijo con primeros auxilios luego de quedar inconsciente y con la pierna destrozada por el sistema acuático. Inmediatamente el menor fue trasladado a un hospital privado donde murió un día después por problemas pulmonares. Tras dar respiración boca a boca, el padre manifiesta que la ambulancia llego sin oxigeno y que el personal no tiene conocimiento sobre primeros auxilios. Al llegar al hospital no fue puesto el catéter a pesar de que el padre se ofreció como médico cardiólogo, pero no lo dejaron.

Los hechos se dieron el sábado 27 de marzo y fue hasta este miércoles que la empresa informó sobre el accidente, donde una tapa del sistema quedó abierta en la atracción “Riolajante”. Miguel Luna-Calvo, aseguró que tampoco le permitieron trasladar a su hijo a la CDMX a pesar de ya haber realizado arreglos con médicos de la capital. Además, refiere que no le permitieron pagar la cuenta del hospital, lo que le pareció un intento por silenciarlo, pues demoraron la entrega del cuerpo de su hijo y lo condicionaron a firmar una carta perdón a favor del parque Xenses, por los asesores jurídicos del Grupo Xcaret.

Tras seis horas en la Fiscalía, no le permitieron realizar una declaración de los hechos y la carpeta del caso no fue abierta como homicidio sino por ahogamiento, cuando “Mi hijo murió por negligencia del parque, si esto no lo hacemos público va a seguir pasando” manifestó Luna-Calvo. Por su parte, Grupo Xcaret por medio de un comunicado el día de hoy, refiere que la muerte del menor, tras ser succionado por un filtro del sistema acuático, se debió por un error humano.

“Un error humano ocasionó la falla que condujo a este accidente, tras el cual de inmediato se activaron nuestros protocolos de seguridad y paramédicos de planta acudieron al lugar para aplicar los primeros auxilios y trasladar al menor al hospital”, explicó la empresa en un comunicado. Según la empresa, el personal realizó arreglos no autorizados en la zona del accidente y están dispuestos a colaborar con las autoridades para deslindar responsabilidades sobre la muerte del niño.