banner freixenet

Por miedo a perder olfato y gusto por COVID-19, este catador de whisky decidió confinarse

El joven escocés, Blair Bowman, trabaja como catador de whisky, sin embargo, desde que empezó la pandemia por el miedo a sufrir la pérdida del olfato o del gusto por COVID-19, decidió confinarse en su hogar en Edimburgo. Ante dicha acción Bowman explica que el aislamiento ha sido su decisión por lo que se siente feliz de hacerlo porque sigue habiendo riesgo.

Cuando la pandemia dio inicio, tomó conciencia de que era “común que uno de los síntomas del virus es perder el sentido del olfato y el gusto y, como la pandemia continúa, sigue habiendo riesgo”, señala.

Desde marzo de 2020 sus reuniones son telemáticas: con las catas “enviamos las muestras al cliente, y entonces puedo ayudarles” y de igual forma “a grandes proyectos de destilerías innovadoras”, explica Bowman.

Soy increíblemente afortunado por tener un trabajo que no siento como trabajo. Antes cobraba por viajar alrededor del mundo y hablar sobre whisky; ahora igual, pero sentado en casa”, afirma. Sin embargo, se mantiene a la espera de que se tranquilice la situación para retomar los viajes internacionales, se muestra convencido de que las cosas mejorarán, como le han transmitido algunos de sus clientes en Asia.

“Sin el olfato no consigues la totalidad de la imagen de sabores y aromas“, afirma, puesto que hace una reflexión acerca de que mucha gente da el sentido del olfato y el gusto por sentado, y remarca su importancia al recordar que el 40% de nuestras sensaciones provienen de ellos.

Bowman, quien también está detrás de la creación del Día del Whisky el tercer sábado de mayo, ha recibido la pauta completa de la vacuna contra el COVID-19, lo que, expresa precavido, “no impide que lo pueda contraer, solo mitiga los efectos”.

¿Quieres que tu negocio aparezca en nuestras recomendaciones? Mándanos un WhatsApp dando click aquí https://wa.link/fvr78d