¿Puedes consumir alcohol después de la vacuna de Covid-19?

Luego de más de un año conviviendo con el Covid-19, vacunarse puede ser motivo de celebración, lo que muchos quisieran hacer es servirse una copa y brindar. Sin embargo, muchos nos preguntamos ¿Qué tanto el alcohol puede afectar la respuesta inmunitaria? Aunque no lo creas la respuesta es más simple de lo que parece: depende de la cantidad que bebas.

No hay pruebas de que tomar una o dos copas pueda reducir la eficacia de ninguna de las actuales vacunas del coronavirus. Algunos estudios han descubierto que incluso puede beneficiar al sistema inmunitario pues reduce la inflamación.

La opinión de los expertos, afirma que el consumo excesivo de alcohol, sobre todo a largo plazo, puede suprimir el sistema inmunitario e interferir potencialmente en la respuesta de la vacuna. Esto se debe a que el organismo puede tardar semanas en generar los niveles protectores de anticuerpos contra el nuevo coronavirus después de aplicada la dosis, por lo que cualquier cosa que interfiera en la respuesta inmune sería motivo de preocupación.

De acuerdo con la directora del Centro de Investigación de Virus de la Universidad de California, Ilhem Messaoudi, quien ha realizado investigaciones sobre los efectos del alcohol en la respuesta inmune, refiere que, si eres un bebedor moderado, no hay riesgo de tomar una copa en el momento de la vacuna. (Si quieres saber sobre más beneficios del alcohol, haz click aquí).

Sin embargo, hay que ser muy consciente de lo que realmente significa beber con moderación. Es peligroso beber grandes cantidades de alcohol porque los efectos en todos los sistemas biológicos, incluido el sistema inmunitario, son bastantes graves y se producen con bastante rapidez una vez que se sale de la zona de “moderación”.

El consumo moderado de alcohol se define como no más de dos bebidas al día para los hombres y máximo una bebida al día para las mujeres. El consumo excesivo se refiere a cuatro o más bebidas en cualquier día para los hombres y tres o más bebidas para las mujeres. Hay que tener en cuenta que una bebida estándar se considera 149 mililitros de vino, 44 mililitros de licores destilados o 355 mililitros de cerveza.

Este tema entró en debate luego de que la funcionaria de salud rusa advirtiera en diciembre a la comunidad que no debían beber dos semanas antes de vacunarse y abstenerse durante los 42 días siguientes. Según un informe de Reuters, la funcionaria afirmaba que el alcohol podía dificultar la capacidad del organismo para desarrollar inmunidad contra el nuevo coronavirus.

En Estados Unidos, los expertos afirman que han escuchado preocupaciones similares sobre si es seguro beber cerca del momento de la vacunación. Angela Hewlett, profesora que dirige el equipo de Covid en el Centro Médico de la Universidad de Nebraska, refiere que muchos pacientes han demostrado su preocupación sobre el tema, por lo que “las personas que reciben estas vacunas quieren asegurarse de que están haciendo todo lo correcto para maximizar su respuesta inmunitaria”. Hewlett refiere que los ensayos clínicos de las vacunas para la covid no analizaron si el alcohol tenía algún impacto en la eficacia de las vacunas.

Lo que si queda claro en los estudios es que el consumo excesivo de alcohol deteriora la respuesta inmune y aumenta la susceptibilidad a las infecciones bacterianas y víricas. Impide que las células inmunitarias se desplacen a los focos de infección y lleven a cabo sus funciones como destruir los virus, las bacterias y las células infectadas, facilita que los agentes patógenos invadan sus células y causa una serie de otros problemas.

Mientras que el consumo moderado de alcohol no parece tener este efecto. En un estudio, los científicos expusieron a 391 personas a cinco virus respiratorios diferentes y descubrieron que los bebedores moderados eran menos propensos a desarrollar resfriados.

Otro estudio, dirigido por Messaoudi y sus colegas, proporcionaron a monos Rhesus acceso a bebidas alcohólicas durante siete meses y luego observaron como respondía su organismo a una vacuna contra un poxvirus. Al igual que los humanos, algunos monos disfrutan el alcohol y beben mucho, mientras que otros muestran menor interés. Los resultados demostraron que los animales que bebían mucho de forma crónica tenían una respuesta débil a la vacuna.

Pero aquellos animales que consumían cantidades moderadas de alcohol generaban la respuesta más fuerte a la vacuna, incluso en comparación con los abstemios.

Otra razón para moderar el consumo de alcohol es que beber en exceso puede amplificar los efectos secundarios que pueda tener la vacuna para Covid, como fiebre, malestar o dolores corporales y hacer que te sientas peor. Por lo que puede se puede beber siempre y cuando sea de manera razonable.

¿Quieres que tu negocio aparezca en nuestras recomendaciones? Mándanos un WhatsApp dando click aquí https://wa.me/message/LI3CVPDUDKNVO1