Turismo Negro

Ruta del Turismo Negro en Querétaro

Icónicos lugares llenos de leyendas, muerte y fantasmas…

Querétaro es un estado lleno de lugares maravillosos, con hermosos paisajes y pintorescas calles coloniales. Pero también, para los más valientes, en el estado abundan una variedad de lugares únicos, reconocidos por sus leyendas y sus misterios.

Para esos amantes de la aventura oscura, hemos armado una ruta de turismo negro en Querétaro. Un puñado de lugares donde han ocurrido sucesos trágicos, batallas y muertes. ¿Estás listo para descubrirlos?

  1. El Jardín de los Platitos o Jardín Niños Héroes de Chapultepec

Mucha gente visita este pintoresco espacio en el centro de la ciudad para pasear con su familia y disfrutar de un momento de paz, pero pocos saben que este lugar no siempre gozó de aires tan tranquilos.  La plazuela, hoy recubierta con piezas de cerámica, las cuales le dan un toque único y original, así como el nombre coloquial de “Jardín de los Platillos”, tiene una historia muy larga. En siglos pasados, fue desde centro de vendedores de dulces, flores, frutas y bisutería, hasta sede de aniversarios del calendario cívico, pero de los acontecimientos más icónicos del lugar fueron las sangrientas batallas que se libraron ahí. Durante el Sitio de 1867, toda la antes llamada “Plaza del Puente” fue la sede de fuertes combates liberados entre republicanos e imperialistas. Desde las casonas aledañas, los sitiados causaron decenas de bajas a los republicanos y dejaron daños significativos en los alrededores. Los combates más violentos tuvieron lugar en los meses de marzo, abril y mayo de ese año.

2. El Cerro de las Campanas

Esta colina no solo tiene una grandiosa vista de la ciudad, sino que también fue testigo de un gran hecho trágico en la historia de Querétaro y del país. El evento oscuro de este lugar data igualmente de la época del Sitio, ya que ahí el 15 de mayo de 1867 el Emperador Maximiliano de Habsburgo fue hecho prisionero por parte de los republicanos. Unos meses más tarde, en el amanecer del 19 de junio de ese año, Maximiliano fue llevado al cerro junto con sus generales Miramón y Mejía para su ejecución. Dieciocho soldados fusilaron a los tres personajes, terminando así como cinco años de intervención francesa y el gobierno extranjero. Este es un lugar verdaderamente icónico de la ciudad, y definitivamente te recomendamos visitarlo si es que aún no lo conoces.

3.Templo de la Cruz

Este templo es uno de los sitios de la ciudad que más historia ha visto pasar fuera y dentro de sus muros. Iniciando con su construcción por los franciscanos a mediados del siglo XVII en lo más alto de la loma de Sangremal, nada más y nada menos que en el lugar en donde se consumó la batalla de la conquista de la ciudad, en julio de 1531. Poco más de cien años después, el templo fue testigo del acontecimiento que lo caracteriza hasta hoy en día: se cuenta que el evangelizador Fray Margil de Jesús, llego un día fatigado de sus labores misioneras y clavó su bastón en uno de los huertos, de donde más tarde retoñó un un árbol raro, con espinas en forma de cruz. Este árbol sigue ahí, con sus peculiares espinas y aún no se ha encontrado otro igual en ningún otro lado. Pero eso no es todo, el convento sirvió también de prisión para el corregidor Miguel Dominguez a principios del movimiento de Independencia, y unos años más tarde fue tomado como punto estratégico durante las batallas por el general Iturbide. También fungió como cuartel para el Emperador Maximiliano antes de su fusilaron y para el ejército estadounidense durante la firma del tratado de Guadalupe-Hidalgo. Definitivamente tienes que visitar este lugar histórico, y llevarte tu pequeña espina en forma de cruz como recuerdo.

4. Templo y Ex-Convento de Santa Clara

Considerado patrimonio histórico, El Real Convento de Santa Clara fue fundado en el 1607 por el hijo de Conín, Diego de Tapia, con el fin de alojar a su hija monja. Durante la colonia pasó a ser uno de los conventos más importante de toda la Nueva España. Dentro de sus muros, se dice que vivieron y murieron un poco más de 500 monjas, así como también niñas, criadas y esclavas. Una noche de primavera de 1867, la leyenda cuenta que un par de soldados se encontraron a una monja frente a las puertas del convento, estos acudieron a su ayuda y poco tiempo después, uno apareció degollado y no había ni rastro de la mujer. Más tarde, se identificó a la monja que habían visto como la antigua madre superiora, quien había muerto ya hace más de 20 años. La explicación según las otras monjas, era que el espíritu de la madre estaba cuidando que nadie profanara ni al convento ni a las hermanas. Hasta el día de hoy, se dice que los pasos de aquella religiosa aún se oyen hoy en las noches sobre el andador Madero, custodiando el templo y sus tesoros. Actualmente, puedes visitar el templo, donde se siguen conservado hermosos retablos y puertas forjadas en hierro. Si te atreves, descubrirás que es definitivamente una joya artística e histórica de la ciudad.

5. La Casa de la Zacatecana

Una de las leyendas más famosas de la ciudad es sin duda la de la Zacatecana. El nombre de esta casa viene de su antigua propietaria del siglo XVII. Se cuenta que una señora y su esposo adinerado, quienes eran originarios de Zacatecas, se mudaron a esta casa situada en la calle Independencia #59. Debido a las grandes ausencias de su esposo, la señora decidió tener por amante a uno de sus empleados, a quien más tarde convenció para que matase al esposo para que así, ella se pudiera hacer de todas sus riquezas. La gente empezó a hablar y a sospechar, por lo que la Zacatecana no tuvo más remedio que matar a su amante y enterrarlo en las caballerizas junto al cadáver de su marido. Al poco tiempo, la señora amaneció colgada afuera del balcón principal. La casa jamás fue habitada de nuevo, ya que se dice que hasta hoy en día las tres almas en pena merodean por el lugar. Si quieres, puedes comprobarlo por ti mismo, y visitar la casona que hoy es un museo y que contiene varios objetos originales de la época colonial.

6. Museo de la Muerte en San Juan del Río

Por último, te recomendamos el Museo de la Muerte en San Juan del Río. Este museo fue antiguamente el Panteón de la Santa Veracruz, donde cerca de 400 personas fueron sepultadas debido a la gran epidemia del cólera que azotó a la ciudad en el siglo XVIII. En 1867 lo tuvieron que clausurar debido a su saturación, y no fue hasta 1997 cuando volvió a abrir sus puertas, esta vez para los vivos. Se convirtió en un museo donde se pueden visitar las cientos de lozas y tumbas que hay, así como las salas con explicaciones del fenómeno cultural de la muerte en la región y su concepción desde los prehispánicos hasta nuestros días. Te recomendamos andarte con cuidado para no profanar las tumbas, y visitar sobretodo en los primeros días de Noviembre, para poder ver los majestuosos altares que se montan en el lugar.

Ya los sabes, si te gusta explorar nuevos lugares y no le temes a nada, entonces no puedes dejar de visitar estos sitios misteriosos en Querétaro, ¿te atreves?