Sabias que a una hora de querétaro hay una cascada y te puedes sentar en su borde

Fecha de registro: 2020-06-18 20:01:52

Portda: 1592524931.jpg

No, no es broma ni exageración. Puedes estar metido en el calor del tráfico del centro de Querétaro, y en una hora, estar sentada o sentado en el borde de una cascada que “rompe” con el semidesierto de la región.

Nos referimos a la Cascada de la Concepción, que forma parte -y es el mayor atractivo- del Pueblo Mágico de Aculco de Espinoza, perteciente al Estado de México, pero a sólo unos minutos de la cabecera municipal del muy muy queretano Amealco de Bonfil. De hecho, hace algunos años, no voy a decir quién (yo) recibió un par de comentarios de enojados mexiquenses cuando erróneamente mencioné en un video que la cascada pertenecía a Amealco. Claramente estaba mal. 

La cascada de la concepción es uno de los secretos mejor guardados del Estado de México, y es que su caida de 25 metros de altura rompe abruptamente con el panorama casi desértico de la zona. El agua cae sobre las paredes de basalto y se alimenta de la Presa Ñadó. 

Está ubicada en medio de un paisaje rocoso  y rompe con lo plano de la zona, abriendo lo que mejor puede definirse como un Oasis en medio de una zona de árboles bajos y espinas. 

En la Cascada la Concepción, uno es libre de hacer lo que le plazca. Es uno de los lugares favoritos de los aventureros para hacer rappel, aunque la mayoría de los visitantes opta por seguir uno de los senderos que van desde arriba (de donde brota la cascada) hasta sus faldas, donde uno ya dejó atrás el rocoso escenario para entrar a una zona con muchísima vegetación -y que también es uno de los lugares favoritos para los fotógrafos.

También, por supuesto, una de las actividades favoritas de los visitantes es simplemente sentarse en su borde, tan cerca del agua que es posible tocarla con la mano, y disfrutar del panorama.  

Tixhiñú, su hermana, otro paraíso digno de visitar. 

A unos diez minutos en automóvil, muy cerca de las cascadas de La Concepción, se encuentra Tixhiñú, otra cascada -esta más íntima, menos conocida, e inmersa en una vegetación más tupida- que se le conoce como ‘El Salto de Agua’. Esta tiene una altura de 15 metros. 

Es muy común que las personas que visiten una, no dejen pasar la oportunidad de visitar la otra, pues es un paraíso que también nos da un excelente ‘taco de ojo’. 

Aculco, un maravilloso Pueblo Mágico. 

Como ‘base’ de estos dos paraísos naturales se encuentra el Pueblo Mágico de Aculco, que significa ‘el lugar donde tuerce el agua’, donde hay decenas de opciones de restaurantes, hoteles y cosas que hacer. Uno de los principales atractivos es el Santuario del Señor de Nenthé, también llamado el Señor del Agua, a quien se le atribuye haber logrado que agua emanara de las pidras, poniendo fin así a una brutal sequía en la época del virreinato. 

¿Cómo llegar? 

Para llegar desde Querétaro, no hace falta más que tomar la carretera 57 con dirección a la Ciudad de México, y justo antes de la caseta de Palmillas, tomar la desviación y salir a la Carretera 57 libre. A partir de ahí se siguen los señalamientos y es pan comido. 

NULL

NULL

NULL

Galería: **

Video: NULL