Teatro de la República: lugar donde se firmó nuestra constitución

Lugar de acontecimientos históricos, desde la condena de Maximiliano de Habsburgo hasta la promulgación de nuestra constitución.

Antes llamado “Gran Teatro Iturbide”, después “Teatro Iturbide” y hasta 1922, “Teatro de la República” fue lugar de acontecimientos históricos, así como también de gran parte de la vida social queretana de la segunda mitad del siglo XIX.

Inició su construcción en 1845, por decreto del entonces gobernador de Querétaro, Héctor Flores. El Estado le comisionó al Ayuntamiento conseguir $4000.00 para arrancar la obra, los cuales fueron donados por el español Cayetano Rubio por el aprovechamiento que hacía de las aguas del Río Blanco.

Se inauguró hasta el 2 de mayo de 1952 bajo la supervisión del arquitecto, Camilo de San Germán y el gobernador Ramón Canal de Samaniego, ya que en años anteriores se tuvo que ver pausada su edificación por la intervención militar de los Estados Unidos en el país.

Pertenece al género arquitectónico ‘Recreación Social’, ya que su principal objetivo es proveer un espacio para la convivencia, donde las personas pudieran actividades que son de su agrado por voluntad propia.

En la planta alta del edificio se encuentra un museo dedicado al Congreso Constituyente de 1917 y la planta baja, donde se encuentra el escenario y butacas, es usado para eventos cívicos, culturales y artísticos.

  • El 15 de septiembre de 1854 fue entonado por primera vez el Himno Nacional Mexicano en el teatro.
  • En 1867, el consejo de guerra sentenció a Maximiliano de Habsburgo a la pena capital.
  • El 27 de noviembre de 1916, el Congreso Constituyente, compuesto por 219 diputados, ocupó sus instalaciones para formular, discutir y aprobar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, misma que fue promulgada el 5 de febrero de 1917 por Venustiano Carranza.
  • En 1939 se inició su proceso de restauración, el cual culminó el 1 de diciembre de 1959

Ubicado en el Centro Histórico de nuestra ciudad, actualmente solo pueden apreciarse su elegantes líneas desde el exterior; actualmente, por motivos de la pandemia, los eventos y visitas guiadas, han sido canceladas temporalmente.