Una joya de la otra banda: La leyenda de la Casa del Faldón

La historia de un regidor que se atrevió a retar al descendiente de Conín

Fecha de registro: 2020-07-12 09:04:03

Portda: 1594558951.jpeg

 

En la segunda mitad del siglo XVIII residía en Querétaro Don Pablo de Tapia, descendiente directo del fundador de Querétaro de origen indio, Don Fernando de Tapía.

 

Don Pablo ocupaba entonces el cargo de Alcalde de la ciudad. Por aquel entonces también residía aquí un acaudalado personaje de origen español de nombre Fadrique de Cázares y Puente que ocupaba el cargo de Regidor del Ayuntamiento, que desde luego era de menor rango que el de Tapia.

 

Cuenta la leyenda que en una elegante procesión bajo palio de Corpus Christie de aquella época, concurrieron los más importantes miembros del Clero, del Ayuntamiento, de la nobleza y personas muy distinguidas de la ciudad. Entre ellos ocupaban un lugar preponderante Don Fadrique el regidor español y Don Pablo el alcalde de origen indio, ambos a cual más elegantemente vestidos.

 

Ambos personajes, como personas notables, tenían encomendado portar dos de los bastones de soporte del palio utilizado para cubrir el Cuerpo de Cristo que daba motivo a la procesión.

 

Don Fadrique procedió a tomar uno de los bastones y enseguida Don Pablo, que tenía mayor rango, se adelantó y tomo el siguiente. Esta acción le molestó al orgulloso regidor Don Fadrique que enfurecido le dio un tirón a uno de los faldones de la casaca de seda que portaba Don Pablo. El jalón fue tan fuerte que Don Fadrique se quedó con el faldón en su mano, causando tremenda confusión y enojo entre la concurrencia, estando a punto de suspenderse tan notable acontecimiento.

Tras del evento Don Pablo se sintió muy ofendido y emprendió un juicio legal en contra del regidor Don Fadrique, mismo que transcurrió durante varios meses. Cuando la Real Audiencia dictó sentencia concluyó que Don Fadrique debería ser desterrado de la ciudad de Querétaro y además pagar el daño causado en la casaca de Don Pablo y las costas del juicio.

 

Ante tal situación, Don Fadrique se vio obligado a construir una nueva residencia que quedara localizada fuera de los linderos de la ciudad. Como en aquellos días el Río Querétaro (hoy Av. Universidad) determinaba los límites de la ciudad, Don Fadrique construyó su nueva casa en lo que se conocía como «la otra banda», es decir en los terrenos que quedaban del otro lado del río. La construcción, que aún existe frente al Templo de San Sebastián y la calle de Primavera, destacaba entre el conjunto de caseríos ubicados entonces en la zona, por sus rasgos de alta nobleza.

 

En la esquina de la casa de tres niveles, tiene en lo alto una terraza que le servía a Don Fadrique de mirador, para poder al menos, disfrutar de la vista de la cúpulas de las iglesias y hermosas huertas arboladas, así como de los espléndidos atardeceres primaverales de la ciudad queretana. Don Fadrique vivió en esa casa hasta su muerte, misma que en la actualidad, una vez que fue remodelada, se utiliza para albergar un centro cultural, siendo un espacio ideal para las manifestaciones artísticas. En sus espacios se imparten disciplinas relacionadas con las bellas artes y manualidades.

 

Esta leyenda fue encontrada por Marisa, en el libro «Así es Querétaro» de Don Manuel M. de la Llata», publicado por Editorial Nevado en 1981.

Galería: **

Video: NULL