banner freixenet

Una segunda infección de coronavirus sucede en el menos del 1%

El estudio refiere que el riesgo de volver a contagiarse por coronavirus es mayor para los adultos mayores

Un estudio realizado en Dinamarca (donde las pruebas PCR son gratuitas y el acceso es para todos los ciudadanos así no tengan síntomas) ha permitido llegar a hallazgos significativos sobre la reinfección de coronavirus. De acuerdo con los resultados, menos de 1% de los contagiados en el país escandinavo en la primar ola, se volvió a contagiar en la segunda. También se confirma que, la inmunidad natural dura al menos seis meses sin debilitarse de forma significativa, pero la protección parece menor entre los mayores de 65 años. A pesar de que ya han sido publicados varios estudios sobre el riesgo de volver a contagiarse y sus resultados concuerdan con el menos del 1% de reinfectados, estas investigaciones eran con un número de personas reducido o un margen temporal estrecho.

Por lo que este estudio realizado por los investigadores del Statens Serum Institute (SSI), han tomado de base el plan masivo para PCR del gobierno y así, determinaron cuántos de los contagiados, se volvieron a contagiar. La muestra de este estudio cuenta con el 10% de los 5,8 millones de habitantes por semana, por lo que a diciembre del 2020, más de dos tercios de la población se habían hecho al menos una prueba y la mitad de los daneses ya se habían realizado dos veces o más la PCR. La muestra evidencia que el 0,65% de los que dieron positivo durante la primera ola, volvieron a tener una PCR positiva en la segunda, estableciendo una distancia de tres meses entre infección y reinfección, reduciendo el riesgo de que un reinfectado fuera en realidad un contagiado que seguía dando positivo semanas después de su primer contagio.

De acuerdo con Steen Ethelberg, epidemiólogo del SSI, la reinfección por COVID-19 es rara entre las personas sanas y jóvenes, pero se encuentra un riesgo en las personas mayores de volver a contagiarse. Por otro lado, calcularon el tiempo de inmunidad adquirido por el contagio de acuerdo a los resultados de la prueba de la primera ola y la comparación entre la segunda ola, encontrando que los que no se contagiaron en la primera ola (negativos en la PCR) cinco veces más dieron positivo en la segunda.  El epidemiólogo es claro en mencionar que el estudio podría contener sesgos como las personas positivas en la primera ola que no se realizaron PCR por creerse inmunizados o aquellos que, tras el positivo, relajaron las medidas de protección.

Para el proceso de validez y análisis específicos, tomaron pruebas a 15.000 sanitarios y trabajadores sociales, los cuales son un grupo expuesto y requerían de mayor frecuencia en las PCR. Lo interesante es que, a pesar del grado de exposición que estos presentan, solo el 1,2% dieron con una reinfección.

Aunque los autores llegan a importantes conclusiones con su investigación, refieren que es necesario continuar con el seguimiento del COVID-19 para comprender los efectos a largo plazo y las posibilidades de reinfección, teniendo en cuenta aquellos casos con positividad persistente en la prueba PCR, es decir, aquellas personas que no contagian o tienen una carga viral baja, pero continúan dando positivo. Por último, son enfáticos en que los datos hablan de la inmunidad, no son suficientes para combatir el virus, por lo que si es necesario un programa de vacunación universal con vacunas de alta eficacia.